Categories Menu

Posted on Ago 12, 2020 in Internacionales

Mentalidad en el golfista junior

Mentalidad en el golfista junior

Artículo de www.593golf.com

Escrito por Pedro Ruggeri

Comencemos por definir lo que es la mentalidad fija; es decir, aquella que desarrolla un jugador en el campo de juego con la perspectiva de que sus resultados lo definan como tal. En ese caso, entonces, a temprana a edad, el deportista sale al campo de juego con temor a cometer errores y fallar, porque no se permite a sí mismo la equivocación; por lo tanto, van de la mano su desempeño y el score conseguido. A esta forma de pensar, y proceder, se la denomina Mentalidad de Ego, la misma que los jugadores la desarrollan desde la niñez, al recibir mensajes repetitivos de sus padres, amigos y profesores, enmarcados en el elogio de los resultados conseguidos y el talento demostrado, cuando en realidad el reconocimiento debería ser por el esfuerzo realizado, más allá de la posición alcanzada en un torneo, o el score de la ronda de juego.

En el otro extremo del espectro está la Mentalidad de Crecimiento. En este caso, los jugadores se enfocan en lo que aprenden y experimentan a lo largo de una ronda, más no solamente en el resultado final, lo que supone que la concentración está en el proceso de golpear mejor a la pelota que en el score, porque el miedo a cometer errores ha disminuido.  De tal manera, disfrutan de los desafíos porque han entendido, o están en el proceso de hacerlo, que son los retos superados los que permiten el crecimiento y desarrollo como jugador. De hecho, se les ha inculcado, o han entendido, que sus talentos no son fijos sino ilimitados, y que, con trabajo duro, aceptando que el fracaso es parte del proceso, crecerán con cada ronda independientemente del resultado. Por el contrario, quienes están en el primer caso, son más propensos a rehuir un desafío por miedo a fallar, inclusive miedo al qué dirán los demás.

A los jóvenes golfistas hay que enseñarles que una buena actitud y poner su atención en la ejecución del proceso, son valores fundamentales que les permitirán estar en el presente, en pos de la evolución. La atención a las condiciones que no se pueden controlar como el score, los competidores, el clima y, por supuesto la suerte, provoca de ansiedad de manera casi automática, ya que el estado de conciencia presente se pierde, y la mente de manera indefectible se traslada al pasado, a las buenas actuaciones, o al futuro y a lo que podría ser “si es que, tal cosa se cumpliría”.  

En conclusión, padres y profesores deberían transformar también su forma de pensar, alrededor del golf, con el fin de inculcar a sus hijos esta mentalidad de crecimiento, lo que sin duda alguna derivará en mejores deportistas…y personas, sin duda.